Entrevista del Embajador Lyu Fan con la EXPANSIÓN
27/07/2018

 

I. BLOQUE POLÍTICO Y ECONÓMICO

 

Pregunta:¿Se ha convertido China en el principal defensor mundial del libre comercio después del giro proteccionista de Estados Unidos bajo la presidencia de Donald Trump?

Respuesta: Hace poco el Gobierno chino publicó el libro blanco China y la Organización Mundial del Comercio. Desde que se incorporó a esta organización, China siempre ha practicado activamente el comercio libre, cumpliendo los compromisos hechos y abriendo en gran medida el mercado. Se muestra firme en respetar y mantener las normas de la OMC, y es dinámico participante, sólido defensor e importante contribuirdor al régimen del comercio multilateral

Aplicamos la estrategia de apertura basada en el beneficio mutuo y el ganar-ganar y, al lograr nuestro propio desarrollo, hacemos esfuerzos por que este desarrollo beneficie a otros países y pueblos, contribuyendo un tercio al crecimiento económico del mundo. Esta es la opción histórica hecha por China siguiendo la corriente del desarrollo mundial.

Seguiremos ampliando invariamente la apertura al exterior y trabajaremos para construir junto con el resto del mundo una comunidad de destino en la que haya una alta integración de intereses y una interdependencia entre todos.

Acogemos a España y a todo el mundo a la Feria Internacional de Importación, que tendrá lugar en noviembre próximo en Shanghai, y esperamos que este evento, como plataforma de cooperación abierta, facilite a todos los países el acceso al mercado chino y el comercio internacional..

 

 

P.:¿Cómo prevé usted la guerra comercial entre China y Estados Unidos?

R.: El gobierno de Trump ha tergiversado la realidad de las relaciones entre China y EE.UU. y ha desatado esta guerra comercial, la mayor en la historia económica. Sigue el objetivo de satisfacer las necesidades políticas domésticas e inhibir el desarrollo de China.

Lo que hace EE.UU. es un abierto pisoteo al espíritu fundamental del Derecho Internacional y los principios del comercio internacional. Este desafío contra el multilateralismo y el libre comercio hará que la economía mundial caiga en las trampas de la guerra fría, declive, anti-contrato e incetidumbre.

Esta guerra comercial ya no es una desatada entre China y Estados Unidos, sino una a escala mundial. Las empresas de inversión extranjera representan cerca del 50% del volumen del comercio exterior chino, y representan más de la mitad de las exportaciones chinas a EE.UU. . Castigar el comercio y la inversión de China significa hacerlo contra las empresas de muchos países, incluido EE.UU.; además perjudicará los intereses de los consumidores estadounidenses.

Con absoluta sinceridad y suficiente paciencia, China siempre está dedicada a dialogar con EE.UU. para resolver las diferencias económicas y comerciales. De acuerdo con la declaración conjunta firmada por los dos países el 19 del pasado mes de mayo, evitar una guerra comercial es el importante consenso alcanzado por ambas partes. Es obvio que es EE.UU. que ha traicionado este consenso, y China está obligada a tomar contramedidas. No queremos una guerra comercial, pero no tenemos miedo a ella. Nadie saldrá vencedor de una guerra comercial, la cual difícilmente podrá sostenerse.

El Gobierno chino tiene la confianza, la capacidad y las experiencias necesarias para defender los derechos e intereses legal del pueblo chino.

 

 

P.:¿Por qué la última reforma de la Constitución china permite que el presidente Xi Jinping se perpetúe en el cargo sin límites temporales? ¿No cree que esto refuerza la percepción por parte de algunos países de que China es una dictadura?

R.: Quiero aclarar que lo que se ha suprimido en la última enmienda constitucional es la estipulación de que el Presidente de la República Popular China no puede cumplir más de dos mandatos consecutivos. No tener limitaciones para los mandatos consecutivos no es la necesaria y suficiente condición para valorar si un país es una dictadura. No existen en el mundo pautas fijas al respecto.

 

 

P.:¿En qué consiste exactamente la "nueva era" que ha emprendido China? ¿Se trata de un proyecto geopolítico para alcanzar nuevas zonas de influencia económica y comercial, como la Ruta de la Seda?

R.: Esta cuestión no es tal como interpreta Ud.

La entrada del socialismo con peculiaridades chinas en la nueva era se refiere a que China ha entrado en una nueva era de desarrollo. En el año 2020 China culminará la construcción integral de una sociedad modestamente acomodada, e iniciará una nueva expedición para la construcción integral de un país socialista moderno. A medianos de siglo los chinos disfrutarán de una vida aún más feliz y segura.

En esta nueva era, China va a aplicar inmutablemente la estrategia de apertura basada en el beneficio mutuo y el ganar-ganar; adherirse a la concepción correcta de la justicia y de los intereses; adoptar un nuevo concepto de seguridad común, integral, cooperativa y sostenible; perseguir una perspectiva de desarrollo definida por la apertura, la innovación, la inclusión y el beneficio mutuo; promover intercambios entre civilizaciones caracterizados por una armonía que no excluya las diferencias y por la asimilación indiscriminada de todo lo que de positivo tenga lo ajeno; y configurar un ecosistema que venere la naturaleza y se base en el desarrollo ecológico, actuando así en todo momento como constructores de la paz mundial, contribuidores al desarrollo global y defensores del orden internacional. 

 

 

P.:¿Cuáles son los planes de China en las rutas comerciales del Mediterráneo? ¿La compra del puerto de El Pireo (Atenas) en 2016 es un episodio simbólico de esta estrategia de influencia en el Mediterráneo?

R.: En China tenemos este dicho: "Los caminos conectados harán prosperar todos los negocios".

China espera cooperar con los países del Mediterráneo para desarrollar juntos la construcción de la Franja y la Ruta, crear vías comerciales y de transporte combinado terrestre marítimo, construir un gran mercado eurasiático agilizado y estrechar los intercambios económicos, comerciales, culturales y humanos, con el fin de compartir los logros del desarrollo.

El puerto de El Pireo ha logrado importante desarrollo bajo la gestión de una empresa china, y se prevé que este año llegará a ser el trigésimo puerto de contenedores del mundo. Se espera que un mayor número de puertos del Mediterráneo hará contribuciones al comercio de esta región.

 

 

P.:¿Contempla China en algún momento del futuro abolir la pena de muerte?

R.: Abolir la pena de muerte es la meta que China hará esfuerzos por hacer realidad.

En estos momentos la mayoría de los chinos reprueban todavía abolir la pena de muerte. Como Estado de derecho, es difícil que haya un horario al respecto cuando la mayoría de la gente no está de acuerdo.

 

 

P.: ¿Va a pervivir el control del Estado chino sobre la Iglesia católica?

R.: En China la libertad religiosa es protegida por la Constitución.

El Gobierno chino protege las actividades religiosas que se llevan a cabo dentro del marco de la Constitución y la ley. Concretamente, los ciudadanos chinos son libres de profesar creencias religiosas; todas las religiones son iguales ante la ley y ninguna representa una posición hegemónica; ninguna persona puede realizar, al amparo de la religión, actividades que atenten contra el orden público, causen daño a la salud de los ciudadanos o perturben el sistema educacional del Estado. Las organizaciones y asuntos religiosos se mantienen libres de todo control extranjero.

 

 

II. BLOQUE PERSONAL

P.: Había estado en España antes de ser designado como embajador? En caso afirmativo, ¿qué fue lo que más le impresionó?

R.: De 1995 a 1998 estuve trabajando en la Embajada de China en España. En comparación con la época de hace más de 20 años, la España actual se destaca más por los atributos específicos de la Unión Europea, y está más interesada en China. Además, el intercambio y la cooperación con China se han vuelto más frecuentes y estrechos. Un mayor número de empresas españolas y chinas se propone cooperar y hacer inversiones recíprocas. Se han incrementado el número de chinos que viajan a España y el número de españoles que viajan a China, para hacer turismo o cursar estudios. Estos elementos son muy positivos para que yo pueda tener un buen desempeño del trabajo que me incumbe.

 

P.:¿Cree que son muy acentuadas las diferencias culturales entre españoles y chinos?

R.: Culturalmente, los dos países tenemos propias características. En términos generales, los chinos somos más reservados y discretos, los españoles más abiertos y directos. En China tenemos un ritmo de vida rápido, pero aquí es más lento. Claro, lo que aprecio son las semejanzas entre las dos culturas, como por ejemplo la perseverancia, el espíritu emprendedor, la convivencia armoniosa, la tolerancia, la importancia que se da a la familia, y la unión familiar.

 

P.: ¿Cree que en España hay prejuicios respecto a los chinos (bazares, mafias, empleo de mala calidad, explotación laboral, etc.) o hay parte de verdad en ellos?

R.: Los chinos decimos que "el mismo tipo de arroz cría a cien tipos de personas diferentes".

Francamente, algunos medios a veces informan de modo imparcial e incluso con prejuicios sobre China y la comunidad china en España. Para conocer los residentes chinos, no hay que tener solo en cuenta el reducido número de infracciones, pasando por alto los aportes hechos por la mayoría de ellos al desarrollo económico y social local.

Ahora viven en España más de 200.000 chinos residentes, los cuales forman la cuarta comunidad inmigrante más grande en España. De hecho, los chinos que viven aquí se han integrado en la sociedad local para aportar al crecimiento económico español. Al mismo tiempo, han concedido más importancia a renovar y actualizar sus negocios, y se muestran más seguros de sí mismos para compartir con los españoles la cultura china, y tienen más iniciativa para retribuir a la sociedad local. Creo que los chinos residentes recibirán mayor respeto aquí.

 

Una explicación resumida de su rutina laboral y de su agenda.

R.: Este año se cumple el 45 aniversario de las relaciones diplomáticas entre China y España. Mi agenda está programada en torno a este tema. He tenido amplio contacto con funcionarios del gobierno, el parlamento y otras instituciones oficiales o empresariales. Asisto a eventos económicos, comerciales, culturales, así como de asociaciones chinas. A veces, me reúno también con medios de comunicación para darles informaciones sobre la China actual.

 

Es deseo mío hacer esfuerzos con mis colegas y con todos amigos de diversos círculos sociales para impulsar que la Asociación Estratégica Integral entre China y España alcance nuevas alturas, para beneficiar a los dos países y pueblos. No son palabras huecas, es un trabajo que hago realmente todos los días.

Para sus Amigos:   
Imprimir
<