Portada > Economía y Comercio
China y la economía del conocimiento
2002/01/10

En el informe "China y la economía del conocimiento", publicado el pasado 13 de diciembre, el Banco Mundial señala que en el siglo XXI, frente a una creciente presión social, política y económica, China deberá hacer un importante reajuste de su estrategia de desarrollo sobre la base de los logros ya obtenidos en el crecimiento de la economía y en el alivio de la pobreza, con miras a mejorar y establecer un sistema e infraestructura de nuevo tipo necesarios para su dominio en la revolución del conocimiento.

Para mantener el ritmo de crecimiento y de alivio de la pobreza en los próximos diez años, indica el informe, China deberá vencer una serie de desafíos severos. Entre éstos se incluye crear de 100 millones a 200 millones de empleos para absorber la fuerza laboral transferida de la agricultura y las empresas estatales, así como a 80 millones de trabajadores nuevos. "Si China está dispuesta a competir y vitalizarse en el nuevo ambiente, deberá desplazarse del crecimiento intensivo en elementos de producción al crecimiento basado en el conocimiento, ampliar la apertura y contar con una fuerza dominante en la economía global", dijo Karl Dahlmann, experto del Banco Mundial.

Con respecto al ambiente de competencia global en relación al conocimiento, el informe presenta varias sugerencias a China. Primero, redefinir la función del gobierno. Pues el gobierno debe cambiar de controlador y productor a constructor de un nuevo sistema de economía de mercado socialista basado en el conocimiento. Segundo, reforma educacional. Para hacer uso eficaz de la base del conocimiento en rápida expansión, es preciso atribuir mayor importancia a la educación superior y la educación vitalicia. Para ello se requiere actualizar los materiales de enseñanza, reconocer el sistema de educación no pública y explotar el potencial de la educación por Internet. Tercero, crear una infraestructura de la información. Es necesario invertir en la construcción de una telecomunicación dinámica y una infraestructura de la información para rebajar el costo de las transacciones, formar una economía de escala y superar las restricciones derivadas de la distancia. Cuarto, difundir la tecnología en toda la economía. El gobierno debe dar mayor importancia a la divulgación de la tecnología y asignarle más recursos. En este aspecto se comprenden centros de ingeniería, investigación y producción, planes de renovación de las empresas de cantón y poblado, la divulgación de las técnicas agrícolas y el apoyo a los centros de ciencia y tecnologías de las empresas medianas y pequeñas. Quinto, fortalecer el sistema de investigación y desarrollo. El gobierno debe incrementar el apoyo a la investigación básica y llevar más fondos de investigación pública a los problemas que piden solución con urgencia, por ejemplo, promover el desarrollo de la agricultura, la protección medioambiental y la puesta en juego de las ventajas tradicionales y ensanchar la cooperación entre el personal de investigación del propio país y la cooperación con el personal de investigación del extranjero. Sexto, aprovechar el conocimiento de todo el mundo. Debido al rápido aumento del volumen total del conocimiento a escala global, China necesita más que nunca tomar la iniciativa de obtener conocimientos del exterior mediante la inversión foránea directa y la licencia de tecnología, esforzarse por cambiar la fuga de personas de valía por la importación de tales personas y hacer uso de la tecnología y capacidad de administración de los chinos de ultramar.

(Fuente: Beijing Informa)

Para sus Amigos:   
Imprimir