Portada > Información Importante
El Discurso del Embajador Lyu Fan en el Encuentro Mundial de la Plataforma Online de la Ruta de la Seda
2016/06/14

Estimado Sr.

Colegas, alcaldes,

Señoras y señores: Buenos días.

Estos días estamos reunidos en la antigua y moderna ciudad de Valencia, en promoción de un intercambio cultural entre los países a lo largo de la ruta de la seda.

Valencia, como punto final de esta ruta en Occidente, era un importante centro de producción y comercio de la seda, y también una de las regiones con el mayor vigor económico y el encanto cultural de la España actual.

Soy consciente de que, junto con la UNESCO y el Gobierno central, la generalitat valenciana están promocionando y difundiendo el tema de "Valencia: ciudad de la seda 2016", al que responde positivamente este encuentro. Me siento honrado de ser invitado, y deseo todo éxito a todos los eventos del encuentro.

Dos mil años atrás, los pueblos del continente euroasiático lograron abrir valerosa y esforzadamente diversas vías de intercambios comerciales y humanos, que vinculaban las grandes civilizaciones de Asia, Europa y África, vías que conoceríamos con el nombre genérico de "ruta de la seda".

Esta ruta, como propulsor del progreso de la civilización humana, ha sido el importante vínculo para el desarrollo de los diversos países a lo largo de ella, simboliza el intercambio y la cooperación entre Este y Oeste, y es el patrimonio histórico y cultural de todas las naciones del mundo.

La ruta de la seda es una ruta de la paz. Los chino abogamos por convertir la hostilidad en amistad. En la cultura china los jades y las sedas aluden a hacerse amigo y convivir en paz. Así, esa ruta se hizo símbolo de relaciones de amistad. Es cierto que los cambios históricos producidos en el continente euroasiático durante miles de años, los países a lo largo de esta antigua ruta y las zonas circundantes de ella aún son escenario de conflictos y disputas; sin embargo, el deseo de todos los pueblos por la paz es perdurable e inalterable.

La ruta de la seda es también una ruta de ayuda mutua y compartición. La historia de los intercambios a lo largo de esta ruta demuestra que los países de diferentes etnias, religiones y culturas pueden compartir el desarrollo y la prosperidad, siempre que se adhieran a la unidad, la confianza mutua, la igualdad, el beneficio mutuo, la tolerancia e inclusión, así como la cooperación y la ganancia compartida. Esta es la valiosa inspiración que nos da la antigua ruta de la seda.

En el actual contexto del desarrollo económico, la mejora de la vida del pueblo, el afrontamiento de la crisis financiera y el cambio de modalidad y la actualización de la economía, los países a lo largo de esta ruta estamos unidos más que nunca y mostramos una creciente solidaridad recíproca tanto en la suerte como la desgracia. Por eso, necesitamos más aún crear una comunidad de intereses, de destino y de responsabilidad en la cual sepamos ensalzar el valioso espíritu de la ruta, adquirir una confianza política mutua y alcanzar una integración económica y una inclusión cultural.

Es sabido por todos que en 1988 la UNESCO puso en marcha el Programa de Estudio Integral de las Rutas de la Seda "Rutas de Diálogo". En 1989, fue convocada en la ciudad china de Xi´an, punto de partida de estas rutas, la primera reunión de consulta sobre este programa.

El año pasado, esa misma ciudad fue sede del primer encuentro de UNESCO Silk Road Online Platform International Network. Ahora, estamos aquí para pasar revista a los resultados de esta plataforma del último año y definir su rumbo de desarrollo y proyectar la profundización de la amistad y la cooperación.

Soy de la convicción de que esta plataforma contribuirá a transmitir y fomentar el espíritu de la ruta de la seda y promover la amistad y la cooperación.

Además, creo que la transmisión y el fomento de este espíritu es especialmente relevante y valioso en las circunstancias en que la economía mundial carece de vigor para recuperarse y se presentan complejidades en la situación internacional y regional.

En 2013, China planteó la iniciativa de construir la Franja Económica de la Ruta de la Seda y la Ruta Marítima de la Seda del Siglo XXI. Esta Franja y esta Ruta, que atraviesan los continentes de Asia, Europa y África, tienen en una punta la dinámica esfera económica de Asia Oriental y, en la otra, los países desarrollados de Europa, pasando por regiones donde las economías cuentan con enormes potencialidades para el desarrollo.

La Franja y la Ruta corresponden a la multipolarización mundial, la globalización económica, la diversificación cultural y la informatización social. Para construirlas, debemos adherirnos a un espíritu de cooperación regional abierta, y dedicarnos a mantener un sistema de libre comercio global y una economía mundial abierta.

La Franja y la Ruta concuerdan con los intereses fundamentales de la comunidad internacional, realzan el ideal y la aspiración comunes de la sociedad humana, y apuntan a explorar nuevos modelos de la cooperación internacional y la gobernanza global.

La Franja y la Ruta se dirigen a integrar el desarrollo y el sueño de China con los de los países a lo largo de ellas. Procuran cumplir no solo la necesidad de ampliar y profundizar nuestra apertura, sino también la de fortalecer nuestra cooperación de beneficio mutuo con los países de Asia, Europa y África, así como con el resto del mundo.

Este año, China ha aprobado mediante la ley el XIII Plan Quinquenal de Desarrollo Económico y Social, dando pasos sustanciales para cumplir el objetivo fijado para 2020 consistente en culminar la construcción integral de una sociedad modestamente acomodada. Este es un mayor soporte político para la construcción de la Franja y la Ruta.

En los próximos cinco años, las importaciones chinas sumarán los 10 billones de dólares, y las inversiones en el exterior, de 600.000 (seiscientos mil) millones. 600 millones de turistas chinos viajarán a países extranjeros, y 150 millones de ellos, a países a lo largo de la ruta de la seda. Además, pondremos en marcha varios cientos de obras y proyectos importantes.

Todo este proceso, abierto y compartido, favorecerá sin lugar a dudas el desarrollo conjunto de China y del mundo.

Sras. y Sres.:

Este encuentro ha atraído la activa participación de más de 20 ciudades de los países a lo largo de la ruta de la seda, lo que refleja el bello anhelo y la firme decisión de todos para fomentar juntos el espíritu de esta ruta.

Estamos dispuestos a propulsar la profundización de la confianza mutua política, participar constructivamente en la solución de los problemas regionales candentes, y trabajar con esfuerzo para mantener la paz y la estabilidad regionales, creando de este modo un entorno político seguro a favor de la construcción de la Franja y la Ruta.

Estamos dispuestos a propulsar la inversión y el comercio entre China y los países a lo largo de la ruta, promover su conexión y comunicación en infraestructuras y su industrialización, impulsar un desarrollo conjunto de todos los países, con el fin de que los beneficios del desarrollo vayan realmente a favor de todos los pueblos.

Estamos dispuestos a seguir el principio de impulsar en conjunto la cooperación económica y los intercambios humanos; reforzar los intercambio de China con los países a lo largo de la ruta, y ampliar la cooperación pragmática en cultura, educación, arte, ciencia, tecnología, turismo, sanidad y deportes, formado un marco cultural dentro del cual todos se aprecian, se comprenden y se respetan mutuamente, y asentando sólidas bases populares para la construcción de la Franja y la Ruta y para la paz y el desarrollo del mundo.

Estamos dispuestos a asumir, en la medida de nuestras posibilidades, mayores resposabilidades, y hacer mayores contribuciones a la paz y el desarrollo del mundo. Llamamos a la unión de todos para hacer que la antigua ruta de la seda, símbolo del respeto y confianza mutua, de la cooperación y ganancia compartida, y de la civilización y aprendizaje recíproca, rebose de mayor vitalidad en el siglo XXI.

Gracias.

Para sus Amigos:   
Imprimir